Jose luis abascal

Reflexiones de un escritor sobre esa cruel amante, la LITERATURA

Populismo literario.

| 10 Comentarios

Hoy vengo dispuesto a no hacer rehenes. Esto es una guerra y no puede uno andarse con tibiezas ni medias tintas. Está en juego la supervivencia del arte literario, secuestrado vilmente por una industria editorial que no tiene más afán que el beneficio económico, a la que lo mismo le da vender libros que condones o papel higiénico, y secundado por una caterva de lectores que presume de adquirir cultura, cuando lo único que hace es consumir productos de entretenimiento vulgar, que les aportan tanto de aprendizaje y reflexión como el prospecto de uso de una aspiradora.

Uno de los ejemplos más claros de este populismo literario es el género romántico-erótico tan de moda en estos tiempos, del que “las sombras de Grey” es el paradigma. Ese manual de masturbación femenina que nadie ha leído, pero que consiguió vender millones de ejemplares.

De este subgénero aparecen obras todos los días. Hace poco veía en televisión una entrevista a una conocida periodista televisiva que ha presentado su primera novela. Como el programa donde “la entrevistaban” es de la misma cadena donde presenta el telediario y, curiosamente, la novela está publicada por la editorial que pertenece al mismo grupo (como Juan Palomo), le dedicaron tanto tiempo como si hubiera escrito una obra memorable. La novela en cuestión, por lo que ahí se dijo, es una más de las “hijas de Grey”. La historia es la misma: chica conoce a yogurín que se la tira por todas las esquinas y luego la deja. Ni sé ni quiero saber el final, aunque me lo imagino. Pues bien, estoy seguro de que venderá miles de ejemplares.

Y no es que tenga nada contra dicha presentadora, que es una magnífica profesional. Ella, a fin de cuentas, lo único que hace es aprovechar la coyuntura. Tiene “marca”, porque la conoce todo el mundo; es periodista, con lo que se supone que sabrá escribir; y ofrece un producto que está de moda y que las lectoras demandan para aumentar “su cultura”.

Lo peor es que hay decenas de obras como ésta que proliferan en las librerías. Y si las hay es porque la gente las compra (algunas) y otras las piratean. Puedo verlo en diversos grupos de lectores y escritores de facebook en los que participo, alguno una auténtica cueva de piratas, y las mujeres acuden a ellos, unas para solicitar les recomienden relatos de este perfil y otras para hacer apología de los mismos.

Por supuesto también hay una versión masculina de estos bodrios, novelas de intriga con erótica incluida.

El populismo consiste en darle a la masa lo que quiere, sin importar si es lo que necesita o lo que le conviene, tratándolo como si estuviera compuesto por niños o por idiotas. Es propio de políticos sin escrúpulos que consiguen el apoyo popular para alcanzar el poder y después lucrarse con el mismo, limitándose a manipular a las huestes mediante la agitación emocional. En la literatura, el populismo es proporcionar obras de baja calidad para aturdimiento de los lectores que, encima, se vanaglorian de su lectura.

Me rebelo contra esta farsa y la prostitución de la literatura. Ni estas obritas son arte ni quienes las leen adquieren ninguna cultura. Así de claro.

Ahora, quien quiera ya puede empezar a disparar contra mí.

Share

10 Comentarios

Deja una respuesta

Campos requeridos marcados con *.