Jose luis abascal

Reflexiones de un escritor sobre esa cruel amante, la LITERATURA

Lectura a la carrera.

| 2 Comentarios

El otro día, mi buena amiga Ana me comentaba que en Facebook aparecían preguntas acerca de cuántos libros habían leído los participantes durante el año anterior, obteniéndose respuestas llamativas, que iban desde más de cincuenta hasta más de cien libros en tan solo doce meses.
Ella me preguntaba qué opinaba yo al respecto, sorprendida por el número tan elevado de lecturas que preconizaban algunos. Le contesté que sólo puedo concebir que una persona lea tantos libros si dispone de mucho tiempo libre y cuenta con una magnífica resistencia visual, unos ojos capaces de soportar tanto esfuerzo. Pero que, para mí, los textos así leídos, en tan poco tiempo (una media entre uno y dos a la semana), difícilmente pueden ser digeridos, salvo que se trate de literatura de consumo, es decir, aquella que no aporta nada más que entretenimiento al lector. Concluí diciéndole que yo me siento satisfecho con disfrutar de tres o cuatro buenos libros al año para degustarlos, saborear su prosa, intimar con los personajes, entenderlos, comprenderlos, hacerlos míos, y extraer de ellos y de las situaciones narradas la experiencia de la vida y las enseñanzas que puedan aportarme, lo que me exige un período de reflexión y maduración.
Ana coincidía conmigo y me confesaba que cuando termina un buen libro siente la necesidad de darle distancia en el tiempo antes de afrontar un nuevo relato, para permitir que deje en ella todo el poso posible y sentirlo como si lo hubiera vivido.
Sin duda cada uno afronta la lectura desde una perspectiva distinta. Yo la concibo como la manera de participar en una vicisitud humana que tiende a dejarme huella. Desde esta manera de verlo, con unas pocas pero profundas experiencias nuevas me siento suficientemente enriquecido.
Esta charla me trajo a la memoria un curso de lectura rápida que hice ya hace muchos años y que me permite leer a gran velocidad, pero que casi nunca he empleado en un texto literario. Podría leer más libros, pero a cambio de no deleitarlos. No me basta con conocer la historia; necesito sentir cómo cada palabra penetra en mi interior produciendo el efecto que el autor ha buscado.
Según un informe del Ministerio de Cultura español de 2012, la media de libros leídos en España es de 11,1 al año, lo que significa algo menos de uno al mes. Es una buena media, que denota habitualidad y permite esa “digestión” que comentaba anteriormente. Hay que entender que, de esas 11 lecturas al año, habrá de todo: buenas, regulares y malas. En mi caso, procuro ser muy selectivo en la elección porque, por falta de tiempo, no puedo darme el lujo de equivocarme.
Cada uno es muy libre de leer cuantos libros considere oportunos, ¡faltaría más! Pero, si de mis obras se trata, deseo que el lector le dedique la pausa necesaria para disfrutar de todo cuanto he querido crear y decir, y hacerlo suyo con el mismo mimo y cariño con el que yo lo he escrito.
Sólo me resta preguntarte. ¿Y tú, cuántos libros lees al año?

Share

2 Comentarios

Deja una respuesta

Campos requeridos marcados con *.