Jose luis abascal

Reflexiones de un escritor sobre esa cruel amante, la LITERATURA

El reto del escritor.

| 6 Comentarios

El ser humano, desde sus orígenes, ha necesitado expresarse de forma artística (ahí están, entre otras manifestaciones, las pinturas rupestres) y, de forma especial, contar historias. Hasta la invención de la imprenta, el relato se hacía preponderantemente de forma oral, quedando reservado a las clases dominantes el uso del manuscrito, al ser los únicos que contaban con la formación y los recursos necesarios para escribir.

Con la imprenta nace la capacidad de transmitir nuestras historias a una pluralidad de personas. Entonces surge la figura del editor. El primer editor en sentido moderno es Aldo Manucci, que en el siglo XV introduce las primeras normas tipográficas y gramaticales de la edición, aún vigentes. Sin embargo, la actividad de escribir sigue estando reservada a una élite que pueda disponer del tiempo, la formación y el acceso a la edición. No es sino hasta el siglo XX cuando se consigue que, merced a la alfabetización, la mayor parte de la población tenga la posibilidad de dar salida a su ansia de contar historias, si bien siempre condicionada a encontrar un editor.

Pero no basta con tener ganas de redactar. Es indispensable que el relato disponga de un propósito. Antiguamente contar historias era una forma de proporcionar conocimiento al lector. Los libros de viajes, las novelas costumbristas, los relatos locales, eran una forma de transmitir información sobre lugares y costumbres que el escritor conociese, dando a los demás la oportunidad de llegar a ellos. En aquellos tiempos la mayoría de la gente no tenía posibilidades de viajar. Hoy, afortunadamente, esto está al alcance de mucha gente y la proliferación de los medios de comunicación, con la televisión a la cabeza, nos cuentan historias a cada instante de lo que ocurre en el mundo.

Posteriormente, los relatos constituyeron un cauce para aportar nuestras opiniones y puntos de vista sobre la experiencia de vivir. Una vez más, los medios de comunicación han ocupado esta parcela, a los que se han unido las redes sociales, donde cualquiera puede transmitir sus vivencias y reflexiones. También cabe decir que la literatura con fondo social o político ha decaído en méritos del ensayo.

Surgió con mucha fuerza otra corriente: la ciencia ficción, con la que los escritores especulaban sobre el futuro y el devenir de la humanidad. Nuevamente, este territorio ha sido colonizado por la realidad, en donde las noticias sobre la ciencia y las nuevas tecnologías superan cada día a la imaginación más prodigiosa.

Si la información, el conocimiento, las experiencias, la reflexión y el futuro han encontrado sus propios cauces de expresión, resulta evidente que la novela tiene que centrarse en aportar aquello a lo que las anteriores no llegan o lo hacen de forma muy tangencial, que no es otra cosa que la capacidad de provocar emociones, básicamente a través de la intriga y la tensión.

Aquí hay que señalar que no basta cualquier turbación. Si el escritor se limita a agitar emocionalmente al lector sin aportarle nada intelectualmente, entra en competencia directa con ofertas de ocio más atractivas por inmanentes: el cine, los video-juegos, el fútbol,… ¿Para qué se va a molestar alguien en soportar un libro (o un dispositivo) en las manos y cansar la vista, si las puede tener metidas en un paquete de palomitas o agitándolas de continuo con un mando?

Así que el escritor debe tener presentes estos retos para que su vocación no sea pan para hoy y hambre para mañana. En otro caso, la gente perderá el hábito de leer y la literatura volverá a ser una actividad minoritaria, como fue en sus orígenes. Si no tiene valor añadido, perderá su razón de ser y morirá.

Como siempre, quedo a la espera de tus comentarios.

Share

6 Comentarios

  1. Buenas tardes, debo ser de otra época (de otro siglo, ya lo se) porque jamas podría comparar un libro con una película. Me explico: un libro es un placer solitario (normalmente leo de noche porque me gusta que nadie me moleste). Después puedo opinar con amigos de tal novela o de tal otra pero mientras lo leo necesito y aprecio la soledad. Muy pocas veces he ido al cine sola, porque es justamente lo contrario, si me rió, lloro o tengo miedo tengo que tener una mano que coger… Las redes sociales entraron en mi vida cuando la soledad no era deseada y estaba muy de moda un juego, hasta que me canse del juego y me di cuenta que gracias a este había conocido gente que publicaba cosas muy bonitas y mas interesantes que el juego. Puedo pasarme un día entero leyendo pero no delante de un ordenador.
    Soy muy muy rara, lo se.
    Feliz fin de semana. Un abrazo de osa

    • Gracias por tu comentario, querida Françoise. Libro y cine son dos maneras de contar una historia y por ello compiten entre sí. El libro permite detenerse ante un pasaje para deleitarse con el, en tanto que el cine tiene la gran ventaja de la imagen y el sonido. Son rivales entre sí. Un gran abrazo.

  2. A mi me gusta tanto leer como ver películas que me gusten.Algunas las veo sola porque se que las voy a disfrutar más.
    Hace ya un tiempo empece a leer de un modo diferente.
    Leo lo que escriben personas a las que no conozco personalmente,con las que casi tengo un trato a diario y con las que he aprendido otra forma de comunicarme.
    A veces es como un libro sin final y otras como una película que termina cuando menos te lo esperas.
    He aprendido mucho de casi todas ellas y espero seguir haciéndolo.
    Poco tendrá que ver con tu entrada,pero lo he equiparado a que ya no sólo un libro,una película,un video-juego etc.. nos hace perder el tiempo,todo lo contrario,a veces una charla nos provoca todo lo que un escritor se exige a si mismo y lo que un lector jamás pensó en encontrar.
    Ahhh yo a veces escucho a los libros.

    Seré también rara?
    Cuida de con quien andas, 😉
    Bss.

    • Muchas gracias, querida Fany, por tu comentario. Muy interesante tu aportación. No se me había ocurrido, pero es cierto: una conversación a través de las redes sociales puede equipararse a un libro o una película, con la virtud de que nadie controla ni los giros ni el desenlace y puede ocurrir cualquier cosa. Y eso de que escuchas los libros me lo tienes que explicar, que me has dejado a cuadros, jajajaa. Veo que no estoy solo en este mundo de raros y tomaré en cuenta tu consejo final, aunque hay personas “peligrosas” que hacen muy atractiva la vida. Un beso.

  3. Pues es fácil de explicar.
    Algún ejemplo:
    si en el libro nombra alguna canción y no la conozco,la busco y se que escuchan en ese momento de la historia.
    Hay frases que te llegan tan adentro que puedo sentir como las dicen.
    Y para que te quede más claro,hay palabras como “oleee” que nunca he escuchado en vivo y si las he escuchado leyendo, 🙂
    Vivan los raros!!!

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.